ESPACIO PATROCINADO

Etapa 15 Embalse de Alcántara - Grimaldo


VÍA DE LA PLATA

Salimos del albergue con las primeras luces del día. Nuestros primeros pasos nos llevan hasta el desvío que nos llevó ayer al albergue, de seguida cruzamos la carretera nacional para tomar un camino en subida que rodea el cerro Garrote, de unos 374 m. de altitud.
Al echar la mirada atrás nos dice adiós una espectacular panorámica del embalse que aún permanecía en la penumbra.


Al llegar a un paso canadiense el perfil se vuelve más plano y lleva a situarnos en una meseta desde donde se avista el pico Silleta. En la ladera de la sierra se asienta alargado Cañaveral, distante aún siete kilómetros.

El paso por el amplio páramo es fácil salvo por la piedra suelta que encontramos en el camino, encontramos los primeros rebaños bovinos de raza negra y cuernos afilados. Por el páramo también nos encontraremos con alguna manada de toros a los que miramos con respeto, continuamos el paso sin perderlos e vista.






Tras dos kilómetros y medio llegamos hasta un cartel de madera que nos anuncia un desvío, por la izquierda hacia Cañaveral o de frente hacia Grimaldo.

- Albergues y Alojamientos para peregrinos en Cañaveral -

Nuestro objetivo de hoy es Grimaldo, así que no pasaremos por Cañaveral y continuamos rectos para llegar poco después a la estación de FF.CC. de Cañaveral.
Ya en la estación el camino continúa esta vez por la carretera, pasamos unas naves industriales para encontrarnos con una rotonda de la N-630. A continuación seguimos por una empinada pista que dejamos tras una señal que nos indica girar a la izquierda 90º para llegar así hasta la pequeña ermita de San Cristóbal.



Continuamos por una senda dejando a la izquierda la ermita, aproximadamente a un kilómetro llegamos a una cantera. En este punto comienza la parte más dura de la etapa. A pesar de ser tan solo unos cientos de metros la subida es fuerte, pero tras esta vendrá otra, esta vez más suave y que nos lleva a coronar el Alto de los Castaños.





Bajamos por el camino para llegar hasta el aparcamiento de un club, por sus traseras abrimos una portela que nos lleva a uno de los bosques de encinas y alcornoques más bellos y “encantados” de nuestro recorrido, conocido como Valle de los Muertos.

Continuamos hasta un arroyo, en unos metros mas adelante encontraremos el desvió que nos lleva hasta Grimaldo. Si continuamos el camino que traemos nos lleva hasta Galisteo a 20 km. mas adelante. Nosotros giramos a la derecha que nos conducirán hasta Grimaldo. El camino nos lleva bajo el puente de la autovía, por una senda llegamos a la localidad de Grimaldo.





- Albergues y Alojamientos para peregrinos en Grimaldo -

Grimaldo es una población de gran belleza que pertenece al municipio de Cañaveral.
Está situado en un precioso paraje rodeado de sierras predominando los pinos y arroyos. Recorrer sus calles es cuestión de minutos.
Uno de sus principales monumentos de Grimaldo es el Castillo romano del siglo XV, que fue reconstruido por los Reyes Católicos y que llegó a pertenecer a la dinastía Grimaldi.

En él se dice que vivió un terrateniente que, dadas las vejaciones a las que sus sirvientes propinaban a mendigos y caminantes, mando que todos ellos fueran decapitados y sus cabezas expuestas en cada una de las almenas del castillo.
La leyenda cuenta también que por estas tierras se libraron batallas contra los moriscos, y que en la primera jara que da el sol, se encuentra el “Bellocino de Oro”.

La iglesia fue construida con las piedras que cayeron en sus tiempos de la torre del castillo.

Se puede contemplar la torre del castillo en su parte exterior de acceso libre. Para visitar su interior hay que pedir permiso ya que se trata de una propiedad privada, y se usa como vivienda particular.