3 dic. 2016

TORRE DE LA REINA - Alojamiento para peregrinos en la Vía de la Plata


- Información actualizada: 3 de diciembre de 2016 -
Alojamientos en Torre de la Reina: 1
Para actualizaciones de contenido enviar correo a:

   Hotel Jardín de la Reina  
***

Paseo de la Alameda, s/n
Torre de la Reina - Guillena (Sevilla)

Información:
Tel.: 955 78 00 88

ABIERTO TODO EL AÑO

Acceso:
Todos los Públicos / Reservas
Plazas: 60 hab. dobles / Precio: Precio especial peregrino

Distancia hasta el próximo albergue:
Guillena: 5 km
Castilblanco de los Arroyos: 21 km
Almadén de la Plata: 51 km


16 nov. 2016

Juan Pablo II, un grito lleno de Amor


Un grito lleno de Amor

…Yo, desde Santiago,
te lanzo, vieja Europa,
un grito lleno de amor:

Vuelve a encontrarte, sé tú misma,
descubre tus orígenes y aviva tus raíces.

Revive aquellos valores auténticos
que hicieron gloriosa tu historia
y benéfica tu presencia
en los demás continentes.

Reconstruye tu unidad espiritual,
en un clima de pleno respeto
a las otras religiones
y a la genuina libertad…

Tú puedes ser todavía faro
de civilizaciones y estímulo de progreso
para el mundo.

Los demás continentes te miran
y esperan también de ti
la misma respuesta que Santiago
dio a Cristo:

«lo puedo».

Juan Pablo II, durante su peregrinación
a Santiago de Compostela el 9 de Noviembre de 1982

13 nov. 2016

Vía de la Plata. Etapa 13. Casar de Cáceres - Cañaveral


En los meses de verano esta etapa puede ser especialmente dura, las altas temperaturas, la falta de sombra y fuentes de agua, pueden llegar a ponernos en situaciones de dificultad.



Salimos de Casar por la calle Larga Baja hasta la ermita de Santiago, nuestro km 0 de hoy. Avanzamos por un camino con suaves ondulaciones, un placentero camino rodeado de muretes de piedra que nos separa del ganado vacuno, que al otro lado pasta a sus anchas. Desde este paraje y con la paciencia de la eternidad nos despedimos de la Luna y saludamos al astro sol que asoma aún sonrojado tras el horizonte.



Entre muros de piedra llegamos hasta la Finca La Higuera, a unos 300 m y a la derecha podemos ver un deposito de tres miliarios junto al camino. (Km. 8,5 de la jornada).

Seguidamente y a pocos metros abrimos la cancela del coto deportivo de caza. Más adelante nos espera otra cancela, avanzamos por un camino entre arbustos de retama hasta que aparece a nuestra izquierda el segundo depósito de miliarios. En esta ocasión son mas abundante, ocho Miliarios completos y otras tantas porciones de los mismos, uno de ellos aún conserva la peana. Algunos aún en pie, otros ya tumbados e incluso semienterrados. Todos ellos son de granito y sólo cuatro de las piezas conservan texto apreciable. (Km 9,9 de la jornada)

Los romanos solían indicar sus infraestructuras viarias con "columnas miliarias", frecuentemente hechas con granito, como las que aquí mostramos.
El nombre de "miliario" viene de la palabra latina "millia passuum" = 1.000 "passus" = 1.480 metros, aproximadamente. En estas columnas se esculpía el número de milla y el nombre del Emperador que había hecho o reconstruido el tramo de calzada.




En quinientos metros volvemos a encontrarnos con otra cancela, en esta ocasión nos adentra en una finca ganadera, Finca Berrueto. Las ovejas campan a sus anchas junto a un trozo de calzada romana bien delimitada.



Cerramos el portón y continuamos por un camino mas desdibujado rodeado de retamales hasta la "Casa de las Calaveras", llamada así por encontrarse en una de sus paredes las calaveras blanqueadas de dos reses. (Km 13,2 de la jornada).



A unos setecientos metros, el camino queda cortado por el hiriente tajo de la plataforma del futuro tren de alta velocidad AVE Madrid - Extremadura - Lisboa. Una señalización provisional nos deja tras un giro a la izquierda junto a la nacional N-630.

Nuestra ruta no baja a la carretera, sino que continúa por la derecha por un sendero que avanza en un continuo sube y baja paralelo a la carretera, es mas lento y tortuoso, pero tiene su recompensa, unas impresionantes vista del Embalse de Alcántara. Obviamente quien lo desee puede optar por el arcén de la carretera, pero no es aconsejable, aunque hay poco tráfico el peligro siempre acecha.

unos quinientos metros nos encontramos con un merendero, un buen momento para tomarnos un descanso y reponer fuerzas (Km 15 de la jornada)Por delante aún nos queda un par de kilómetros de continuos sube y baja para desembocar finalmente en la carretera. 


- Garrovillas de Alconétar -
Embalse José María de Oriol-Alcántara II, más conocido como Embalse de Alcántara. Regula gran parte del caudal del río Tajo, el más largo de la península Ibérica, justo antes de que el río entre en Portugal.
Mientras que la presa fue construida para paliar las severas sequías de la región, estas sólo empeoraron en el lado portugués de la presa después de su creación. En el momento de su construcción fue la segunda reserva más grande en Europa. El famoso puente de Alcántara, de la época romana, se encuentra tan sólo a 600 metros corriente abajo, respecto de la presa.

Torre de FloripesEste torreón hoy aislado por las aguas, pertenece al castillo construido con sillares del puente en el siglo XV, construido sobre otro anterior de origen templario. Hay quien afirma, que los Templarios construyeron su fortaleza sobre un templo romano dedicado a los dioses del río.
Aquí se argumentó una leyenda medieval, una tragedia de amor, incesto y lances caballerescos del que son protagonistas la bella mora Floripes, su hermano y deseoso amante Fierabrás y Guido de Borgoña, caballero de la hueste de Carlomagno. Video

El castillo de Alconétar, fue arrebatado definitivamente a los árabes en 1225 por el propio Alfonso IX, estuvo en manos templarias hasta que Alfonso X se lo entregó a su hijo Fernando de la Cerda. En el siglo XV pasa a llamarse de Rocafrida y está en manos de los Alba y Aliste.


También sumergida en las aguas se encuentra la antigua ermita de Ntra. Sra. del Río, se situaba en la margen derecha del río Tajo. Ante la inexistencia de puentes para cruzar el río por esa zona, se estableció un sistema de barcas, conducidas mediante maromas o cuerdas y poleas. Las barcas de Talaván permitían el paso de personas y mercancías, y para ello existía la figura del barquero, cuya vivienda se hallaba junto a la antigua ermita. Las barcas eran propiedad del Obispo de Plasencia, quien estipulaba el cobro del paso en la barca, estando los vecinos de Talaván exentos de tal pago. En torno al barquero de Talaván se han creado algunos refranes que se han generalizado por el resto de España:

"Las verdades del barquero:
El pan duro, duro, es mejor que ninguno; el zapato malo, es mejor en el pie que en la mano y si a todos les cobras lo que a mí ¿Qué coño hace usted aquí?"

"Los arrieros de Talaván, hoy aparejan y mañana se van".

***
Caminamos irremediablemente por el asfalto, tras quinientos metros nos plantamos en el puente que cruza el río Almonte, a la derecha podemos observar el futuro viaducto del AVE sobre el río Almonte (Km. 17 de la jornada).
Continuamos por el arcén de la nacional que va bordeando el gran embalse de Alcántara, en unos cuatro kilómetros llegamos hasta otro puente, en este caso el que cruza el Tajo, el río mas largo de la península Ibérica. (Km. 21,2 de la jornada).



En moderado ascenso dejamos a mano izquierda la entrada al Club Náutico y llegamos hasta el desvío que nos lleva al albergue del Embalse de Alcántara.


El Albergue del Embalse de Alcántara está situado a orillas del mismo embalse, en el Término Municipal de Garrovillas de Alconétar, en uno de los cerros generados por la construcción del embalse en 1969. En la actualidad se encuentra cerrado, pendiente de licitación.


Continuamos unos 30 m por la carretera cuando una señal con flecha amarilla nos desvía por un camino que asciende a la derecha de la carretera. En algo mas de 300 m de continuo ascenso y tras una curva nos encontramos con un lugar para parar y hacer un pequeño descanso, el refugio "la cima del Tajo". Un enclave que nos regala un mirador con unas impresionantes vistas del Embalse. En verano, un lugar ideal para los que quieran pasar una noche bajo las estrellas.


En las proximidades se encontraba probablemente la mansio romana Turmulos, derivado del diminutivo de raíz latina turma, "escuadrón de caballería". En principio como guarnición de carácter militar para defender estratégicamente la zona del paso del río Tajo. Más tarde se establecería como centro de agrupación indígena, ubicando en ella una de las mansiones del camino.

Los restos arqueológicos son abundantes: en medio del Tajo se encontraban las ruinas del magnífico Puente de Mantible, posteriormente conocido por Alconétar, con casi trescientos metros de largo y sostenido sobre doce arcos, era tan ancho que permitía el paso de dos carruajes juntos. Es uno de los más antiguos puentes en arco segmentales del mundo. Este puente unía el norte con el sur de Extremadura a través de la Vía de la Plata, por allí cruzaban el Tajo los reyes cristianos en sus incursiones hacia el sur.

Nos cuenta la historia que un día de junio de 1222, la vanguardia del ejército de Alfonso IX se retrasó para dar una mala noticia al rey: los sarracenos habían destruido seis ojos del puente y esperaban apostados en la otra orilla el paso de las tropas. Alfonso IX decidió dar un rodeo por el puente de Alcántara y el de Alconétar se quedó así, derruido y sin seis arcos para siempre.

En 1969 tras la construcción del embalse de Alcántara se trasladó parte del puente original (cuatro arcos y ocho pilastras) a una cola del pantano junto a la carretera N-630. (Su localización queda reflejada en el mapa que facilitamos de la etapa, desgraciadamente solo lo podrán ver aquellos que decidan continuar su camino a Cañaveral por la N-630).
***
Retomamos la marcha por el camino que asciende por la ladera sur del Cerro Garrote Desde este punto observamos con mas detalle el nuevo puente sobre el río Tajo. En este tramo de camino el peregrino podrá observar el transcurso del AVE, en periodo de obras en el momento de redacción de esta guía. A lo lejos también nos acompaña la imponente autovía A-66 “Ruta de la Plata”, que une Gijón con Sevilla.
Llegados al km 25,4 de la etapa cruzamos las vías bajo un puente del ferrocarril.


El camino avanza esta vez con las vías a nuestra izquierda, pasados tres kilómetros y medio  volvemos a cruzarlas por otro puente del ferrocarril, también por debajo. (Km 28,8 de la jornada).

Continuamos entre retamales, la población de Cañaveral irá poco a poco apareciendo ante nuestros ojos. Pasados unos tres km llegamos hasta un cruce de caminos, a la derecha el camino continúa hacia Grimaldo, nosotros tomamos el camino de la izquierda que nos lleva hasta Cañaveral. (Km 31.8 de la jornada). Los que decidan continuar hacia Grimaldo han de sumar aproximadamente unos ocho kilómetros mas a la etapa.


Continuamos en descenso por un estrecho sendero de piedra que nos lleva hasta un puente medieval, el de San Benito (Km 32,3 de la jornada).
Un pequeño puente de piedra del siglo XIV, que nos ayuda a vadear el pequeño arroyo de Guadancil. 

En la Edad Media este pequeño puente era empleado por los peregrinos que iban a Santiago de Compostela para llegar hasta la fuente de San Benito y allí calmar su sed; desde este punto se dirigían a la iglesia de Santa Marina en pleno centro de Cañaveral.

Superado el puente iniciamos una pequeña subida hasta la N-630, a la entrada del pueblo giramos por la primera calle a la izquierda, calle Monrobel, al comienzo de esta se encuentra la fuente de San Benito, al final de la calle la iglesia de Santa Marina, nuestro final de etapa de hoy. (Km 33,4 de la jornada).

Si queremos dejar para mas tarde la visita a la iglesia podemos continuar por la carretera N-630, a unos 350 m se encuentra el albergue.



Municipio cacereño perteneciente a la Comarca de Monfragüe. El origen de esta población data del siglo XVI, en aquel entonces se le denominaba Cañaveral de Alconétar y estaba bajo el dominio de los templarios, aunque más tarde se la conocería con el nombre de Cañaveral de Las Limas.
Sus posadas y cambio de postas sirvieron a las cabañas trashumantes en el paso del vado del Tajo en la barca de Alconétar. Ya era lugar de tránsito desde la etapa de los romanos, pues era paso obligatorio en la Ruta de la Plata.

Las crónicas de antaño narran la dominación de estas tierras por la corona de Aragón, tiempos de guerra en los que el caudillo Almanzor avanzó hacia Galicia. Además, las disputas por el Castillo de Portezuelo entre templarios y alcantarinos, y la cercanía de Cañaveral a estas violentas controversias, le impidieron quedar ajena a tales contiendas. Finalmente la Orden de Alcántara se hizo con el castillo, convirtiéndolo en cabeza de encomienda con un extenso término que incluía la localidad de Cañaveral.

La población tiene una estructura algo irregular en torno a la plaza, donde se pueden contemplar algunas viviendas bajo soportales de arcos de medio punto y donde destacan, sobre todo, el tamaño y volumen de sus chimeneas, y la belleza y singularidad de algunas de ellas, todavía en uso.


El principal edificio religioso es la iglesia de Santa Marina, uno de los templos más antiguos de la comarca. En su interior se conservan varios retablos barrocos y uno, el mayor, de estilo rococó que aloja imágenes de talla, entre ellas la imagen de Santa Marina.



El municipio tiene además varias ermitas: las dedicadas a San Roque y al Cristo del Humilladero. A escasos kilómetros, cercana a Grimaldo se encuentra el santuario de Nuestra Señora de Cabezón, patrona de Cañaveral, de arquitectura barroca, que alberga la imagen de la Virgen con el Niño, del siglo XII.

La peregrinación a Santiago de Compostela enriquece al peregrino en gran manera, paso a paso va avanzando en su conocimiento interior, día a día disfruta de paisajes de gran belleza, palpitan en él la amistad de nuevos amigos. Sus pasos le hacen disfrutar de la riqueza de un sin fin de pueblos que atesoran una gran historia y belleza. En ocasiones son grandes ciudades con un patrimonio arquitectónico exuberante, pero en otros se trata de pueblos pequeños. sencillos y de gran generosidad por su sencillez. Siempre suelo decir que la belleza de un lugar no lo da solo riqueza monumental, ni paisajística, la esencia mas pura de un lugar la da sus gentes y sus costumbres, este es el caso de Cañaveral, gente agradable y hospitalaria que te saluda con gesto gentil cuando camina por sus calles.

Para conocer a un pueblo no hay nada mejor que sus fiestas, en el se ve su alma. Cañaveral celebra varias; el lunes después de semana santa se celebra la Fiesta de San Benito, curiosa momento cuando se llega a la tradicional carrera arriba y abajo con el santo a cuestas entre unos mozos y otros para evitar que el Santo entre en la iglesia.

También de gran tradición la Romería de la Virgen de Cabezón, que se realiza el segundo domingo de mayo, con el desplazamiento de los romeros hacia la ermita situada en las proximidades de Grimaldo.

No menos curiosa es la famosa Velá, que consiste en quemar muebles viejos ante la puerta de la iglesia. Comienza a quemarse la noche del Domingo de Pascua.