PATROCINADOR

Vía de la Plata. Etapa 9. Torremejia - Merida



La jornada de hoy la planteamos muy corta, casi 16 km, ideal para tener tiempo suficiente para visitar los tesoros de la ciudad de Mérida.
El puente romano de Mérida nos dará paso a la milenaria ciudad de Emerita Augusta, fundada hace más de 2.000 años por orden de Octavio Augusto, premio a sus soldados eméritos licenciados de sus dos legiones veteranas de las guerras cántabras.


Desde la iglesia de Ntra. Sra. de la Concepción caminamos por la calle ancha hasta la Avda. de Extremadura  (N-630); algunos aconsejan salir de la población por el arcén de la carretera N-630, pero solo si el camino está impracticable a consecuencia de las lluvias. No es nuestro caso, seguimos el rastro de la flecha amarillas que nos lleva hasta la Avda. Extremadura (N-630), la cruzamos para tomar la calle Constitución, al llegar a la calle Luis Chamizo, giramos a la izquierda que nos lleva hasta una vereda de tierra. A unos cien metros giramos de nuevo a la izquierda por otro camino que nos lleva junto a la carretera N-630.



Continuamos paralelo a la carretera, nos saldrá al paso un arroyo, en nuestro caso fácil de superar, si ha llovido nos obligará a buscar el asfalto de la carretera. Al llegar a una rotonda giramos a la derecha, en unos metros veremos las flechas amarillas que nos obliga a cruzar la carretera (EX-105). (Km 3,3)
El camino de nuevo vuelve a buscar la compañía de la carretera N-630, seguimos paralelo a ella unos metros hasta que nos desviamos por una antigua carretera en desuso.
Las vías del tren irán apareciendo a nuestra derecha, al llegar a ella la cruzamos para continuar por una pista asfaltada. En unos 600 mts la cambiamos a regañadientes por el asfalto de la carretera N-630, esta vez obligatoriamente.
Caminamos por ella unos 2 km, hasta que unas flechas amarillas a nuestra derecha nos sacan del asfalto para tomar un camino de tierra (Km 7,3).







Caminaremos varios kilómetros por la N-630, la abandonamos por una senda que nace a nuestra derecha, bajamos para tomar una pista junto a una factoría de producción de energía con biomasa (ENCE Mérida). (Km. 7,3)
Dejado atrás la factoría tomamos un camino rodeado de viñedos. Lo abandonaremos en el km 12 de la jornada por una amplia pista que nos lleva sin mayor dificultad hasta las puertas de la ciudad de Mérida.

El camino está bien señalizado, es cómodo, con flechas amarillas y cubos de granitos.
El único inconveniente puede llegar si lo hacemos en verano, no hay sombra donde cobijarse. Pero, a grandes problemas, grandes soluciones, esta etapa no necesita más de 3 ó 4 horas de caminata. Si somos fieles a nuestra sana costumbre de madrugar, podremos disfrutar de un hermoso amanecer y además nos aseguramos llegar antes del medio día.
Esta ciudad será un gran premio que recompensará la constancia y el esfuerzo demostrado hasta ahora.
El resto del día se puede invertir en una buena visita a la ciudad, tiene mucho y bueno que ver, un auténtico tesoro al aire libre. ¡¡ A disfrutad !!




Al llegar al final del tramo de pista aparece la ciudad a nuestros piel, las flechas amarillas nos llevarán hasta el puente de la carretera N-360. En este punto podemos tomar dos alternativas: tomar el recorrido oficial marcado con flechas amarillas que nos lleva por debajo del puente y la avenida Alange hasta el Puente Romano o continuar por el paseo a la vera del río Guadiana. Esta alternativa es algo más corta y también más hermosa, también nos deja en el Puente Romano.
El puente romano de Mérida tiene 792 m de longitud, el segundo puente mas largo del Imperio Romano, solo superado por el puente sobre el Danubio.



El puente presenta una longitud de 792 metros de largo, cuenta con 60 arcos y aliviaderos en las zonas donde el río discurre con más fuerza. Aunque denominado romano, ha sufrido varias modificaciones y restauraciones, necesarias tras los destrozos producidos por las crecidas del río como por los conflictos bélicos.

La primera restauración que existe constancia es de época visigoda, aunque se cree que pudo haber otras en época romana.
Así consta en una inscripción del puente de Emerita, transmitida por un manuscrito (Codex Toletanus, del siglo VIII, f. 52 v.) en el que se menciona la presencia de un dux, Salla, un godo en la ciudad, que colabora en las obras de reparación de las murallas y del puente.

"Solberat antiquas moles ruinosa vetustas,
Lapsum et senio ruptum pendebat opus.
Perdiderat usum suspensa via p(er) amnem.
Et liberum pontis casus negabat iter.
Nunc tempore potentis Getarum Ervigii(Eurici) regis,
Quo deditas sibi precepit excoli terras,
Studuit magnanimus factis extendere n(o)m(e)n,
Veterum et titulis addit Salla suum.
Nam postquam eximiis nobabit moenib(us) urbem,
Hoc magis miraculum patrare non destitit.
Construxit arcos, penitus fundabit in undis
Et mirum auctoris imitans vicit opus.
Nec non et patrie tantum crare munimen
Sumi sacerdotis Zenonis suasit amor.
Urbs Augusta felix mansura p(er) scla. longa
Nobate studio ducis et pontificis. era DXXI."

(Codex Toletanus)

La última restauración se realizó en el siglo XIX dotando al puente de su apariencia actual. Se ha estado utilizando incesantemente hasta el año 1993, año en que se restringió para su uso peatonal.



El puente romano nos lleva hasta la Plaza de Roma, lugar donde se encuentra la estatua de "la loba Capitolina", la escultura se encuentra en lo alto de un pedestal contemplando el puente sobre el río Guadiana(Un presente de hermandad de la ciudad de Roma a Mérida).
Junto a la plaza comienza el "Parque de las Siete Sillas", un hermoso espacio verde junto al río Guadiana.

El curioso nombre de las "Siete Sillas" hace referencia al lugar donde se encontraba enterrado el marmóreo Teatro Romano de Mérida y su contiguo anfiteatro. Hace cien años estos se hallaban sepultados bajo toneladas de tierra y escombros.
De tan magno monumento solo sobresalían algunos centímetros de las columnas más altas, que el pueblo atribuía a las sillas de siete reyes moros. De ahí el nombre del lugar: “Las siete sillas”.


A nuestra derecha tenemos la antigua Alcazaba, continuamos por la calle del Puente hasta la Plaza de España donde se encuentra nuestro final de etapa, la Catedral de Santa María la Mayor. Si queremos dejar la visita para mas tarde desde la plaza de la loba nos dirigimos hacia el albergue de peregrinos; para ello giramos a la izquierda del puente por el parque junto a la orilla de río Guadiana, este nos lleva hasta el Puente Lusitania, que dejaremos a nuestra izquierda, lo pasamos y llegamos hasta una rotonda con el monumento a Octavio. Continuamos por el paseo hasta alcanzar las puertas del albergue de peregrinos Molino de Pan Caliente.




------------ Información ------------


Después de Roma es difícil encontrar una ciudad cuyos restos romanos sean tan impresionantes como los de Mérida. La ciudad se funda el año 25 a.d.C. en la época de Augusto por Publio Carisio, para los veteranos eméritos de las legiones V Alaudae y X Germina que lucharon contra los Cántabros y Astures, de aquí tomó el nombre de Emérita Augusta.

El término emeritus significaba en latín retirado y se refería a los soldados jubilados con honor. Se inicia así un periodo de gran esplendor del que dan testimonio sus magníficos edificios: el teatro, el anfiteatro, el circo, los templos, los puentes y acueductos.

Durante siglos y hasta la caída del Imperio Romano de Occidente, Mérida fue un importantísimo centro jurídico, económico, militar, cultural y una de las poblaciones más florecientes en la época romana, que Ausonio catalogó el noveno lugar entre las más destacadas del Imperio (incluso por delante de Atenas) y en el siglo III se convirtió en la capital de la Diócesis Hispaniarum.

En épocas posteriores Mérida sufrió incursiones de los pueblos bárbaros hasta el asentamiento de los visigodos, que la hicieron capital de su reino, y por lo tanto de Hispania, en el siglo VI, bajo el mandato de Agila I.
En el siglo VI sobresalen las figuras de varios obispos, los llamados Santos Padres de Mérida, y el cristianismo se arraiga con fuerza. De esta fe popular da muestra la figura de la Mártir Santa Eulalia, patrona y alcaldesa perpetua de la ciudad.


Con la invasión árabe de la ciudad, la comunidad cristiana de Mérida se ve obligada a abandonar la población llevándose consigo las reliquias de la iglesia emeritense, entre las que se encontraban las de la mártir Eulalia. La irrupción de las tropas árabes en la ciudad traerá consigo la pérdida, en un principio provisional, de la sede metropolitana de Mérida. Posteriormente, bajo el pontificado de Calixto II, por bula de 28 de febrero de 1119, la Sede emeritense fue trasladada a Santiago de Compostela.

En marzo de 1230, Alfonso IX reconquista la ciudad, que es cedida al arzobispo de Compostela. Será en ese mismo año cuando comienza la construcción de una capilla dedicada a Santa María sobre las ruinas de la seo visigoda. En el año 1479, Don Alonso de Cárdenas, Maestre de la Orden de Santiago, ordena la ampliación de dicha capilla dando forma, de este modo, al templo actual, con el fin de convertirlo en la Iglesia Mayor de la ciudad, para lo que suprime las parroquias de Santiago y San Andrés, que quedarán anexionadas a la actual concatedral.

En 1994, con la Bula Universae Ecclesiae del papa Juan Pablo II, mediante la cual se restituye el antiguo arzobispado emeritense con el nombre de Mérida-Badajoz, el templo de Santa María recupera la dignidad catedralicia constituyéndose, junto con la Catedral de Badajoz, en sede de los arzobispos extremeños.

A Principio del siglo XIII, en 1230, las tropas cristianas del rey Alfonso IX de León, reconquistará Mérida y la convertirá en sede del Priorato de San Marcos de León, de la Orden de Santiago.

Durante la baja edad media será en época de los los Reyes Católicos cuando la ciudad inicie una recuperación política gracias al apoyo del Maestre de Santiago, defensor de la causa de Isabel la Católica. Su contribución a la Conquista y colonización americana, será numerosa y significativa.

Según Navarro del Castillo salieron para Indias unas 210 personas, entre las que destacan dos capitanes de renombre en la conquista de Venezuela, Juan Rodríguez Suárez y Garci González de Silva.



Visita a la ciudad

Llegó el momento mas emocionante de la etapa, callejear por la monumental Emerita Augusta, su rico y excepcional patrimonio una de las mas preciadas "joyas de la corona" de este Camino.

He cconsiderado interesante crear una sencilla ruta monumental por la ciudad, a través de ella se pueden conocer sus monumentos mas relevantes, dicha ruta viene reflejada en el mapa de la etapa.

Plaza de España

La tomamos como punto de partida para nuestra visita por la ciudad.
Rodeada de soportales por tres de sus lados, alberga, actualmente edificios de finales del siglo XIX y comienzos del XX realmente interesantes, estos son: el Ayuntamiento, el Palacio de la China, la Casa de Alonso Segundo Pacheco, el Palacio de los Vera Mendoza de origen medieval o la Iglesia de Sta. María, hoy concatedral, que se levanta sobre la que fuera Catedral de Santa Jerusalén, sede del arzobispado visigodo de Emérita.

Concatedral de Santa Maria

El edificio más antiguo de todos cuantos rodean la Plaza de España es la Concatedral de Santa María la Mayor. El hallazgo de alguna pieza visigoda hace pensar que aquí se ubicó la famosa catedral matriz de Santa María de Jerusalén. más información


Convento de Sta. Clara

La iglesia del convento alberga, actualmente, la Colección de de Arte Visigodo de Mérida. El templo es una de las mejores obras del barroco clasicista o severo con que cuenta la ciudad. La colección de piezas visigodas de este museo recoge los vestigios de Mérida sobre los siglos IV al VIII, como capital de la Diócesis Hispaniarum y como sede metropolitana de la provincia de Lusitania. más información

Arco de Trajano

Fue un arco de entrada,  posiblemente, al antiguo foro provincial romano. Este foro estaba situado en el Cardo Maximus, una de las vías  principales de la ciudad y comunicaba éste foro con el municipal. más información


Antiguo Hospital de Jesús Nazareno

Hoy habilitado como Parador Nacional, aún conserva la estructura del antiguo convento del S. XVIII, instalado sobre los restos de un templo dedicado a la Concordia de Augusto. más información

Basílica de Santa Eulalia y "el Hornito"

Durante los albores de la Edad Media, este templo fue la meta de peregrinos venidos de toda la Península y de gran parte de Europa. Forma parte del Patrimonio de la Humanidad. La Basílica fue construida a extramuros de la ciudad antigua, es una bella construcción levantada originalmente en el siglo IV, sobre el túmulo funerario de Santa Eulalia, y en las inmediaciones del lugar donde según la tradición, fue inmolada Santa Eulalia, una niña emeritense martirizada en la ciudad durante las persecuciones ordenadas por el emperador Dioclesiano entre el 303 y 305 d.C.


En el acceso al atrio de la Basílica de Santa Eulalia vemos un edificio de reducidas dimensiones, se trata de un oratorio dedicado a Eulalia, conocido popularmente como “El Hornito”, el hito religioso popular más destacado de la ciudad.
Se trata de una capilla gótica que alberga una imagen de la Santa y rememora el horno donde ésta fue quemada durante su martirio. Su pórtico está realizado con piezas de mármol extraídas a principios del siglo XVII de un lugar indeterminado de la ciudad. Todas ellas pertenecieron al Templo que la colonia Romana dedicó al Dios Marte. más información

Cripta de Santa Eulalia


Acueducto de los Milagros

Este colosal acueducto forma parte de una conducción hidráulica que traía aguas procedentes del pantano de Proserpina o Charca de la Albuera. Popularmente es conocida como “Los Milagros” por la admiración que causaba en lugareños y forasteros su estado de conservación a pesar de los avatares del tiempo. más información


Circo Romano

El Circo romano de Mérida posee un centro de interpretación, que permite un mejor entendimiento de la estructura del monumento antes de entrar en él.
Con sus más de 400 m de longitud y 100 m de anchura era el mayor de los edificios de espectáculos de la ciudad y, junto con el anfiteatro, era el que gozaba de los favores de un público más dado a emociones fuertes que a cultas obras teatrales.
Debido a sus grandes dimensiones se encontraba fuera del recinto amurallado, al lado de las calzada que unía Emérita con Corduba (Córdoba) y Toletum (Toledo). Este monumento es totalmente visitable. más información

Museo Nacional de Arte Romano

En su interior podremos admirar una de las mejores colecciones de escultura romana y de mosaicos de la península. A través de la visita a sus salas comprenderemos cómo funcionaba una gran ciudad romana y cómo desde ésta se administraba una vasta provincia, la más occidental del Imperio Romano. más información

Casa del Anfiteatro

Este recinto, conocido genéricamente como Casa del Anfiteatro, incluye un tramo de la muralla, otro de la conducción del acueducto de San Lázaro, una torre de decantación de agua del mismo, restos de dos viviendas y un mausoleo. Las casas, datadas a finales del s. I d. C., conservan restos de sus patios, pasillos y habitaciones, algunas pavimentadas con mosaicos -Vendimia, peces-más información

Anfiteatro Romano

Erigido en el 8 a.C. como atestiguan las inscripciones halladas en sus tribunas, el Anfiteatro sirvió de escenario para espectáculos muy populares: los juegos de gladiadores, las cacerías de fieras y la lucha entre animales salvajes en escenarios artificiales que recreaban bosques, selvas con lagunas o desiertos, todo ello sobre las grandes tarimas de madera que formaban la arena. La cabida aproximada de este coso gigantesco era de entre quince y dieciséis mil espectadores. más información


Teatro Romano

El Teatro se construye bajo el patrocinio de Agripa, yerno de Augusto, a caballo entre los años 16 y 15 a.C., cuando la Colonia fue promovida como capital provincial de la Lusitania. más información


Pórtico del Foro

Se trata de la esquina de un pórtico monumental que formaba parte del grandioso programa propagandístico del antiguo Foro Municipal de Augusta Emerita.
Éste pórtico fue erigido hacia mediados del siglo I a imagen y semejanza del Foro de Augusto en Roma. más información


Templo de Diana

Es la única construcción religiosa que se conserva en su sitio en Mérida. Data del final del S.I a.C. y es un edificio de gran tamaño, que, debido a su ubicación en el Foro Municipal, debió de ostentar gran lujo y decoración. Posiblemente el templo estuviese dedicado exclusivamente al culto del Emperador Augusto, no a Diana, como así lo indican los materiales escultóricos localizados. Estos representan a miembros de la familia imperial, al mismo Emperador Divino y al Genio del Senado. más información


Alcazaba Árabe

Conserva en su interior restos de varias épocas como la romana, visigoda y árabe. Fue construida por Abderramán II para evitar ataques externos y revueltas internas. Es una fortaleza de planta cuadrada de sillares de granito y muros con reductos cuadrados. Fue donada después de la reconquista a la Orden de Santiago que le añadió torres y otras construcciones medievales con el fin de habilitarlo como convento y residencia. En el patio de armas conserva el aljibe romano con bóveda de cañón, situado junto al río de forma que filtra agua continuamente. Se accede por una escalinata. Sede de la Junta de Extremadura.


------------ Información ------------




No hay comentarios:

Publicar un comentario