ESPACIO PATROCINADO

Vía de la Plata. Etapa 10. Mérida - Alcuéscar



Si realizamos esta etapa en verano con temperaturas altas, lo prudente es dividir esta etapa en dos; Mérida - Aljucén y Aljucén - Alcuéscar.
Para esta jornada de dura caminata se hace indispensable llevar agua en abundancia, ya que tan solo encontraremos un punto de avituallamiento,  Aljucén, a mitad de camino.


Tras el bautizo de cultura romana dado en Mérida, hoy comenzamos a familiarizarnos poco a poco con la calzada romana que unía Mérida con Astorga, el camino que partía de la actual provincia de Cádiz, atravesaba Extremadura y León, y llegaba hasta Gijón (la Gegio romana), hacia el norte, y Finisterre (Finis Terrae, el confín de la tierra conocida en Occidente), hacia el noroeste.
La Calzada de Mérida a Astorga tenía una longitud total de 313 millas, es decir, unos 463 kilómetros, y su anchura oscilaba de cuatro metros y medio a seis metros. Su trazado ha sido utilizado prácticamente hasta el pasado siglo XIX, en que se empezaron a construir las carreteras. Numerosos restos originales de la Calzada los podremos ir viendo repartidos en distintos tramos, al igual que puentes que aún perduran, un gran número de miliarios (rollos graníticos que indican las millas y de los que se conservan algunos) y mansíos (lugares para el descanso de los viajeros, origen de actuales poblaciones).

Mientras la ciudad aún duerme, nuestro sueño peregrino despierta dando sus primeros pasos. La jornada será larga, lo que nos obliga a comenzar la jornada bajo la luz de las farolas.

Salimos de Mérida bordeando la ciudad por la avenida del Ferrocarril, a nuestra izquierda nos acompaña el Río Albarregas, pero pronto lo cruzamos sobre el puente romano que discurre en paralelo al Acueducto de los Milagros. Continuamos por la avenida del Lago, pasamos varias rotondas y en la última, tomamos un cómodo carril bici, (pintado de color verde). Tras algo más de 600 mts. llegamos hasta el puente que cruza la Autovía A-66 (Km. 3) para enlazar finalmente con la carretera que conduce al Embalse de Proserpina, un cómodo paseo de 3 km.

Llegados a este punto, (Km. 6 de la etapa) nos preparamos para disfrutar de uno de los hitos más relevantes de este Camino, la Presa romana de Proserpina.


Continuamos adelante, siempre adelante, ahora caminamos por uno de los tramos más hermosos de la jornada, el camino junto a la orilla del lago, en pocos metros llegamos hasta la fastuosa obra de ingeniería romana, la Presa romana de ProserpinaUno de los diques más grandes de la antigüedad, un legado milenario de leyenda a nuestros pies.


Información:

Llegamos hasta el final del camino que rodea el Lago, se presenta ante nosotros una buena excusa para hacer la primera parada de la jornada, contemplar el nacimiento de un nuevo dia en el Camino.




Tras pasar un chiringuito, abandonamos la hermosa estampa del lago y subimos a la carretera que tenemos a nuestra izquierda, una carretera comarcal poco transitada que nos aleja poco a poco del Embalse.
Nuestro camino por el viejo asfalto no llegará a tres kilómetros, en nuestro discurrir por ella tan solo encontraremos la distracción de algunas reses, que junto al margen izquierdo de la carretera nos observan curiosas.


El camino está bien señalizado con flechas amarillas, pero siempre hay que prestar especial atención para no perderlas. En concreto no se nos puede pasar una de ellas, la que nos hace dejar la carretera para tomar un camino algo desdibujado por la erosión, la encontraremos pintada sobre el tronco de una encina a la izquierda de la carretera. (Km. 10,2)




El camino en un principio se presenta algo desdibujado por la erosión en continuo ascenso, pronto nos conduce a una pista que nos lleva en algo más de dos kilómetros hasta una granja porcina. (Km. 12,5)




En ella encontraremos al preciado cerdo ibérico, que en piara dormita junto a algunas charcas.
Entre las distintas razas porcinas españolas denominadas Tipo Ibérico destaca especialmente la Extremeña Retinta que se remonta en su origen morfológico a tiempos prehistóricos. El ciclo productivo de los cerdos alimentados con bellotas es de tiempos inmemoriales, especialmente en la zona de dehesas dentro de un bosque mediterráneo donde abundan las encinas y los alcornoques. Casi un tercio del área del cerdo ibérico se encuentra en Extremadura.

Dcuerpo ad integrum. Se le conoce por infinidad de nombres: cerdo, cochino, guarro, cocho, chancho etc. Dice el refranero popular que del cerdo se aprovecha todo, desde la pezuña hasta el morro; desde su cabeza, preparada en Galicia de manera suculenta,  el tierno y suave cochinillo asado de Segovia, sus piernas transformadas en paletillas y jamones, sus rodillas utilizadas para los mas exquisitos platos de la cocina teutona, sus entrañas habilitadas para poder hacer chorizos y morcillas, su piel para el célebre chicharrón, etc. Del cerdo como se ve, me gustan hasta sus andares.

Dejemos de hablar de "amores gastronómicos" y continuamos camino, aún nos queda un largo trecho. Desde la granja tan solo nos quedará un kilómetro para llegar a El Carrascalejo. Entramos en esta pequeña localidad extremeña por la calle Camino de Santiago, que nos lleva en pocos metros al encuentro con la Iglesia de la Consolación, también conocida con el bonito nombre de Santa María del Camino (km. 13,7 de nuestra jornada).


Información:

Entramos en la localidad menos poblada de la provincia de Badajoz.
Su nombre según nos cuentan hace derivar de la abundancia de carrascas o matorrales de encina existentes en el lugar. 
Cuenta con una iglesia parroquial de los siglos XIV y XV, de notable interés, el templo dedicado a Ntra. Sra. de la Consolación, también conocida como iglesia de Sta. María del Camino.
En la base de la torre se abre una portada renacentista de severo y armónico diseño, en la que se distinguen unas columnas entorchadas laterales.

El Carrascalejo dispone desde principios de 2016 de albergue para peregrino, pero hasta la fecha la pequeña población carece de otros servicios para el peregrino; en la actualidad no hay bares, ni tiendas donde avituallarnos. Esperemos que esta buena iniciativa municipal traiga buenos vientos de prosperidad a esta entrañable población.


En el Carrascalejo hubo un tiempo en el que existieron cercanas a él dos ermitas, la de San Cristóbal y la de Ntra. Sra. del Camino, pero desaparecidas en la actualidad.

Las fiestas de la localidad se celebran el 25 de mayo y el 3 de agosto.

En la salida de la población nos encontramos con el nuevo albergue para peregrinos, doscientos metros más adelante un crucero construido sobre un ara romana con la Cruz de la Orden de Santiago, nos despide de la pequeña población. Desde este punto nos quedan apenas tres kilómetros para llegar a la siguiente localidad, Aljucén, población con servicios y albergues.


El paisaje va alternando entre alcornoques, encinas y finalmente campos de viñedos. El camino nos lleva hasta una carretera paralela a la A-66, transitamos por ella poco más de 200 m. para girar a la derecha por un túnel bajo la autovía (Km. 15).

Tomamos de nuevo camino hacia una loma donde se alza una Cruz de Santiago. Desde este punto ya observamos cercana la localidad de Aljucén.
Más adelante llegamos hasta la carretera EX-214, la cruzamos para continuar hasta la cercana Aljucén, a unos 400 m. En la plaza encontraremos un bar con terraza donde reponer fuerzas, un buen momento para decidir si continuamos caminando 20 km hacia Alcuéscar o decidir pasar el resto del día descansando en Aljucén. Para aquellos andarines que continúen camino se hace imprescindible hacer buen acopio de agua, no la encontraremos hasta llegar a Alcuéscar.


Información:

Aljucén constituye hoy el centro del amplio valle que surca el río que lleva también su nombre, y que nace en la sierra de Montánchez para verter sus aguas en el Guadiana.

Sobre el nombre de Aljucén como pueblo se barajan varias hipótesis. La historia estima que se trata de una población de origen musulmán, debido a que Aljucén significa Castillejo.
La teoría está avalada por la existencia cercana de los restos de un antiguo castillo. La segunda hipótesis la avalan sus habitantes, que defienden que Aljucén deriva de junciel, una plata que los lugareños recogían en el río.

FIESTAS Y TRADICIONES
Semana Santa, se celebran procesiones desde el Jueves Santo, con imágenes populares de pequeño tamaño.

Fiesta del Emigrante, cada 15 de agosto se reúnen en la Plaza del Parque.

Fiestas Patronales de San Andrés Apóstol, el 30 de noviembre.

Romería de la Confraternidad, se celebra el Domingo de Resurrección entre los tres municipios limítrofes, Aljucén, El Carrascalejo y Mirandilla.

Romería "Fuente de la Peseta", se celebra el primer domingo de Mayo, en el bonito paraje de la Finca del Coto Vera.

  Iglesia de San Andrés Apóstol  
De modestas dimensiones pero de gran interés, sus orígenes datan del siglo XVI. Su planta es de nave única, con torre fachada delantera en la que se abre una preciosa portada renacentista de elegante diseño. Sobre la misma se despliega, como decoración epigráfica, la siguiente leyenda: Sant Andrés Apóstol, Ora Pro Nobis. Dominium Deum Nostrum lesuChristum.


Dejamos atrás la iglesia de San Andrés y bajamos por la calle principal de la localidad, la avenida de Extremadura, para continuar por una carretera que nos lleva hasta la N-630. Cruzamos el río Aljucén, poco antes de llegar a una gasolinera abandonamos la carretera por la derecha para caminar por una pista de tierra que entra en el Parque Natural de Cornalvo.

Avanzamos por la pista acompañados por el río Aljucén a nuestra derecha, pronto nos toparemos con una cruz metálica de Santiago, obra del herrero Casiano Larios. Metros más adelante nos guía un cubo platero, esta vez con azulejo de color amarillo, uno de los tantos y tantos cubos de granito colocados por la Junta de Extremadura para señalizar el trazado de la Vía de la Plata. 



La pista se estrecha y se va alejando poco a poco del río. Nuestro paisaje poblado de encinas, alcornoques y de ganado vacuno que campan a sus anchas por las dehesa. También no encontramos con algún que otro paso canadiense y una cancela que nos lleva hasta el límite provincial entre Badajoz y Cáceres, este coincide con un cartel de fin de recorrido por el Parque Natural.

Al llegar a un monolito H3 de granito (Km. 25) dejamos la cómoda pista y tomamos un corto tramo en ascenso con abundantes piedras.
Dos kilómetros rodeado de alcornoque nos lleva hasta una cancela que nos da paso a una pista con un terreno más deforestado, repoblado con alcornoque.

La señalización es buena, pero no hay que perderla de vista. Recordemos que en los cubos indicadores, el dibujo del Arco de Cáparra señala el sentido del camino.




En un claro ascenso llegamos hasta la Cruz de San Juan (Km. 30,6), llamada popularmente Cruz del Niño muerto.
Continuamos otros 2 km por la pista ancha hasta que las flechas nos indican que hay que abandonar la pista y tomar un camino a la derecha que nos lleva hasta Alcuéscar.
Dos kilómetros más adelante, unas flechas nos avisan de un atajo, a la derecha nos lleva a la carretera, un camino más corto para llegar hasta la Casa de la Misericordia.


Entramos en Alcuéscar por la calle Real, giramos a la izquierda por la calle Fuente la Orden, en el número 32 se encuentra otro de los albergues del Municipio, el de la Casa Peregrina. Al final de la calle giramos de nuevo a la izquierda por la Av. Constitución, 250 más adelante llegaremos hasta la carretera, la Entramos en Alcuéscar por la calle Real, giramos a la izquierda por la calle Fuente la Orden, en el número 32 se encuentra otro de los albergues del Municipio, el de la Casa Peregrina. Al final de la calle giramos de nuevo a la izquierda por la Av. Constitución, 250 más adelante llegaremos hasta la carretera, la cruzamos para alcanzar el crucero situado frente a la Casa de la Misericordia.


La Casa de la Misericordia es una institución religiosa dedicada a las Obras de Misericordia tanto espirituales como corporales. En la Casa de Misericordia se sigue acogiendo “a los que nadie quiere, desechos humanos, pobres de solemnidad, los más desamparados”. También en la casa hay una parte dedicada a la Pastoral Juvenil, donde se atiende a grupos de jóvenes que vienen a campos de trabajo, convivencias, campamentos etc, amén de los peregrinos que seguimos llamando a su puerta todos los días pidiendo hospitalidad y descanso para nuestros doloridos huesos.

Los peregrinos disponemos de un pequeño recinto de acogida y podemos descansar en diversos lugares de la casa. Aquellos que lo deseen pueden recibir los Sacramentos, participar en la Oración comunitaria, en la Eucaristía y recibir la Bendición del Peregrino.
El albergue dispone de 27 plazas y abre todo el año; está atendido por hospitaleros voluntarios que suelen invitar a los peregrinos a compartir la cena; sólo se pide un donativo por la acogida. 


Información:

Situada aproximadamente en el centro de Extremadura, no lejos de la linde con Badajoz, entre dos sierras de nombre fácil de recordar: del Centinela y de la Lombriz., Fundada en el año 830 por los musulmanes quienes le pusieron su nombre.
Esta localidad cacereña participa de diferentes culturas, pero si hay un pueblo que la ha marcado ese es el árabe, al que le debe incluso su nombre.
Las Casas Señoriales de la villa o la Ermita del Calvario han presidido durante años la vida y la historia de los habitantes de Alcuéscar.
Aunque hay otros puntos de interés, es obvio que sus dos principales monumentos son la basílica Santa Lucía del Trampal y la Iglesia Parroquial de la Asunción.

La Orden de Santiago fue importante en la historia de Alcuéscar. Montánchez y toda su comarca fueron propiedad de la Orden durante muchos años y su castillo residencia de sus caballeros.
Según el fuero que se le dio a Montánchez y su comarca en 1236, se concedió a la Orden de Santiago por razón de conquista la tercera parte de los terrenos del partido; siendo dueños de las dehesas de Zafra, Quebrada, Lechoso, Valverdejo hasta un total de 23 dehesas.
La Orden también tenía una casa llamada tercia, porque en ella guardaban los granos e impuestos que recaudaban. Esta casa creemos que fue la casa llamada de las Castillas, casa muy importante para la Orden; ahí todavía está intacta la mazmorra donde encadenaban a los herejes y malhechores. Debió ser algo así como su cuartel general, como lo indica el escudo de la Orden que tiene en la esquina de su fachada. La máxima autoridad viviría en la plaza frente calle Nemesio Rosco, donde se encuentra el escudo eclesiástico.


  Las Casas Señoriales  
Testigos del rico pasado que ha dejado la historia a través de los siglos, coronadas por numerosos escudos nobiliarios que resaltan en las fachadas de estas casas del casco antiguo. De todas ellas, la más conocida es la antigua Casa de la Encomienda, pertenecientes a la Orden de Santiago.

Foto: turismoextremadura.com

  El Calvario  
Para llegar hasta él hay que "escalar" las empinadas calles que nos llevan hasta su ermita. Desde este alto podemos disfrutar de unas impresionantes vista de la localidad. (Al final del artícujo detallamos en el mapa la ruta a seguir)



  Iglesia de la Asunción  
Templo gótico-renacentista construido durante los siglos XVI y XVII. Remodelada en numerosas ocasiones, mezcla diferentes estilos que enriquecen el conjunto. Llama la atención la convivencia de columnas clasicistas del siglo XVII y salomónicas del XVIII, así como su retablo mayor de principios del siglo XX.

 

  Basílica de Santa Lucía del Trampal  
A unos tres kilómetros de Alcuéscar resiste la muestra del arte visigodo religioso más importante de la Península Ibérica. Se trata de la Basílica hispano-visigoda de Santa Lucía del Trampal, de pequeño tamaño y recogida, dentro de un hermoso paraje rodeada de alcornoques y olivos.

Construida en torno al segundo tercio del siglo VII, está considerada como uno de los mejores ejemplos de la arquitectura hispano-visigoda existentes en toda la Península Ibérica. La tradición habla de esta basílica como Ermita de Santa Lucía, en la época en la que fue parte de un convento de monjes templarios.
Hoy en día aún se pueden apreciar algunos restos de esta antigua construcción. El camino por el que se accede a la basílica de Santa Lucia y al Manantial del Trampal está señalizado desde la Plaza de España y desde la carretera Ex 381/382 que une Alcuéscar y Trujillo.

Desde 2005 aproximadamente está en servicio el Centro de Interpretación de la basílica de Santa Lucía del Trampal, dependiente de la Consejería de Cultura de la Junta de Extremadura. Es un edificio moderno, dotado de todo lo necesario para atender al cuidado del monumento y a sus visitantes.

Información:


Foto: turismoextremadura.com



2 comentarios:

  1. Buen trabajo, a favor del peregrino, lo encuentro muy bien detallado, esplendidas fotografiss de un amanecer, y patrimonio. Gracias

    ResponderEliminar
  2. Me alegra te guste Beatriz, tan solo espero que este trabajo sea util para los demás. Un saludo cordial.
    BUEN CAMINO

    ResponderEliminar