PATROCINADOR

HACER LA MOCHILA


   Hacer la mochila, un ejercicio filosófico   

   Elegir algunas cosas. Renunciar a otras. Aligerar la carga. Vaciarse para dar lugar a nuevas experiencias. Desapegarse. Intuir percances. Correr riesgos. Estar en situación de perderlo todo.

La primera vez que hacemos una mochila la llenamos de cosas prescindibles.
Llevamos quince prendas y usamos dos.
Cargamos diez libros pero leemos ... uno.

Al llegar a destino hay tantos objetos de más que difícilmente encontramos algo:
Si buscamos el repelente aparecen las pastillas para el dolor de garganta.

Hegel escribió que los objetos materiales son extensiones de nuestro yo.
El budismo fue más sabio y entendió que eran ilusiones del ego.
Espejismos que suelen distraernos de lo verdaderamente importante.

Aunque no nos vayamos de viaje, todos deberíamos hacer una mochila de vez en cuando. 
Prescindir de lo superfluo e introducir en ella lo que más nos importa en la vida:
los afectos, las experiencias que repetiríamos una y otra vez, los ideales, la música, los aromas, los sabores, los pequeños gestos.

Y no perderla de vista.
Ninguna otra persona nos la puede robar.

Yo todavía no aprendí a hacer bien mi mochila.
Pero la de este año es mejor que la del anterior.
Tiene menos objetos, más espacio.

Hacer la mochila también forma parte del viaje.
Es un arte, y de los más arduos.

Platón sugirió que filosofar es aprender a morir.
Mejor sería que consistiera en hacer bien una mochila.

- Rosana Kreimer


No hay comentarios:

Publicar un comentario