ESPACIO PATROCINADO

27 feb. 2016

Vía de la Plata. Etapa 2. Guillena - Castilblanco de los Arroyos



Predicción del tiempo para la etapa - AEMET

Bonita etapa la de hoy, la soledad y el silencio comienzan a transformar nuestros pasos. Atrás queda el valle del Guadalquivir, nos adentrarnos en la Sierra Norte de Sevilla, donde nos espera la primera "portela" del camino.


Nuestro camino comienza desde la iglesia, continuamos por la Avenida de la Vega, pasados unos cuatrocientos metros una indicación no hace girar a la derecha para cruzar el río Rivera de Huelva, lo hacemos sin mayor dificultad. Seguimos la indicación de una flecha amarilla, que pintada en un eucalipto nos hace subir por un camino que nos lleva por la izquierda.

En época de lluvias es probable que el paso quede cortado por la subida de las aguas del río, por lo que habrá que tomar la ruta alternativa señalizada en el mapa de etapa al final del artículo. Los que vengan de la ruta alternativa por Torre de la Reina evitarán también este paso.

Las flechas amarillas nos conducen por el camino hasta una venta cercana a un cruce de carreteras, un buen momento para tomar un buen desayuno.
Una vez cargado nuestro depósito de energía, cruzamos la carretera A 460, entramos en un polígono industrial, aunque lo dejaremos pronto. Las flechas amarillas nos llevan a la Cañada Real de las Islas.


Olivares, naranjos y chumberas y la amigable soledad del Camino, son ahora nuestros compañeros.
La cañada real es un largo tramo que transcurre sobre incansables toboganes (suaves subidas y bajadas). En los primeros días de Camino aún nos encontramos algo fríos, pero poco a poco nuestros pasos comenzarán a saborear las mieles de la reflexión. Poco a poco las horas de soledad mullen el terreno para comunicarnos con nosotros mismos.

Comenzamos a adentrarnos en la Sierra Norte de Sevilla; durante casi una hora el terreno transcurre por un suave ascenso, pero amenizado con olivares y algunos árboles frutales que nos acompañan hasta la primer portón de la Vía de la Plata, entramos con él en tierras del Cortijo de El Chaparral.


Nos dejamos aconsejar por la flechas amarillas que nos guían por pistas de tierra rodeadas de alcornoques y encinas. Nos encontramos en la primera dehesa de la Vía de la Plata; un tipo de bosque característico de estas latitudes y que nos acompañarán hasta las mismísimas orillas del Tormes, allá en tierras de Salamanca.




La siguiente referencia la encontramos en la orilla del camino, un cartel donde nos anuncia en varios idiomas una fuente de agua. Si no venimos en época seca quizás tengamos suerte y llenemos nuestra cantimplora de agua, pero es preferible no tentar a la suerte y comenzar la etapa con agua suficiente.

Hagamos caso al refranero que nos dice: "Más vale prevenir que curar", mejor que nos sobre agua, que quedarse sin ella.



Nuestros pasos continúan por un sendero en suave ascenso hacia el norte, más tarde una pista ancha nos lleva a una carretera, junto a ella se encuentra un miliario de granito con una inscripción grabada, Camino de Santiago - Vía de la Plata.

Cruzamos la A-8002, carretera que nos lleva a Castilblanco de los Arroyos. Caminaremos junto a ella por un sendero dibujado por el paso de los peregrinos, será tan solo un par de kilómetros.



Pronto aparecerá ante nosotros las urbanizaciones La Colina y San Benito Abad; entramos por esta última dando un rodeo para evitar el asfalto, y volvemos de nuevo a la carretera para entrar en Castilblanco.

En la entrada al municipio nos recibe un monumento erigido a Miguel de Cervante, por la mención que hace de esta localidad en su obra "Las Dos Doncellas", en la cual ubica la acción de la novela.
Continuamos por la acera hasta llegar a una gasolinera, detrás de esta y a 60 metros se encuentra el Albergue de Peregrinos Municipal.

Nos recibe el primer albergue de la Vía de la Plata con hospitaleros voluntarios, un albergue que mantiene la esencia mas pura del Camino, la hospitalidad desinteresada.



Información:

Este bonito pueblo serrano se encuentra a 34 Km de Sevilla, en las primeras estribaciones de Sierra Morena, en plena Sierra Norte de Sevilla.

La época romana también dejó testimonios en los alrededores de la localidad, donde existían numerosas villas rurales (construcción predecesoras a los actuales cortijos). En esta época pudo existir ya un pequeño núcleo de población ubicado en el actual emplazamiento del pueblo, debido a que por allí discurre una de las calzadas romanas más importantes del imperio, la Vía de la Plata.

Aunque la primera vez que aparece documentada es tras la conquista cristiana realizada por Fernando III, en los repartimientos que se hizo de Sevilla, su origen es de la época romana. 
En el siglo XIV aparece citado en el "Libro de Monterí­a" de Alfonso XI.

Este núcleo servía de apeadero a los viajeros, que entraban por el sur de la población desde Sevilla. La actual carretera que atraviesa la población conserva el trazado de la antigua calzada romana. 

Entre Castilblanco y Almadén de la Plata también se conservan restos de una antigua posada de tres plantas, existente ya en época romana, que era parada obligada de los viajantes que necesitaban pasar la noche a cubierto.

Información:

Su iglesia parroquial es ldel Divino Salvador, un edificio primitivamente Mudéjar, y reformado en los siglos XVI y XVII. El aspecto exterior de la la fachada y de la torre se deben a una última reforma del siglo XVII. En su interior podremos contemplar su retablo mayor del siglo XVII, diferentes objetos de orfebrería de cierto valor artístico, y estimables pinturas y esculturas de los siglos XVII y XVIII.


Información:






No hay comentarios:

Publicar un comentario