ESPACIO PATROCINADO

12 mar. 2016

Vía de la Plata. Etapa 4. Almadén de la Plata - Monesterio



Un nuevo día, un nuevo camino. Hoy nos despedimos de Andalucía, para entrar en tierras extremeñas, cerca de 350 km. plagados de historia.

Para salir de Almadén, tomamos una calle que sube hasta la plaza de toros, situada en lo alto de una loma con preciosas vistas del pueblo.


A tan solo unos metros pasamos junto a unas instalaciones con paneles solares. En leve descenso nos dirigimos hacia la primera cancela de la etapa, una puerta abierta a una hermosa dehesa.


Avanzamos por un cómodo camino de tierra, alguna que otra piara de cerdos negros observan nuestro paso.
A unos dos kilómetros y medio de la jornada llegamos hasta la Finca de la Postura, saldremos de ella cruzando un puente, a unos 150 m. tendremos que girar a la izquierda por un camino en ascenso que nos lleva en algo más de un km. a cruzar un arroyo. Al poco de salvarlo nos encontraremos con un monolito de granito, continuaremos por la pista rodeado de encinas, alcornoques y jaras.


Pasada la primera hora de etapa, el perfil se torna más suave, los próximos dos kilómetros y medio son un cómodo paseo por la Finca de Arroyo Mateos donde podemos disfrutar de un admirable entorno y de la compañía de un nutrido número de animales domésticos.
Una fuerte bajada nos lleva a cruzar el arroyo Mateos que vierte sus aguas al Rivera del Cala (el punto más bajo de la etapa.)



Ahora el camino asciende, llegamos hasta un cartel que nos informa sobre la ruta del camino viejo de Almadén o de Los Bonales. Seguimos el ascenso por esta ruta y paralelos a una línea de alta tensión.




Una bajada más técnica nos lleva hasta una nueva cancela para salir de los terrenos privados. A continuación caminaremos por una amplia pista que nos lleva hasta El Real de la Jara, el último pueblo andaluz de la Vía de la Plata.




Entramos en El Real de la Jara por la calle Pablo Picasso, en ella encontramos a dos de sus tres albergues de peregrinos. Al final de la calle una Fuente, la del Peregrino, donde abastecernos de agua si pensamos continuar camino hacia Monesterio.

Los escasos quince kilómetros que llevamos quizás puedan parecer pocos, pero el trazado ha sido un autentico "rompepiernas", quizás mas de uno se plantee en este punto acabar aquí la etapa. Nosotros continuaremos adelante hacia la siguiente localidad, Monesterio, a veinte kilómetros mas.

Antes de reanudar la marcha nos planteamos hacer una pequeña parada en el camino y nos dirigimos hacia el bar de la plaza para reponer fuerzas.



Información:
Albergues para peregrinos en El Real de la Jara

El Real de la Jara es el último municipio en nuestro camino por la provincia de Sevilla, Andalucía queda atrás, pronto entraremos en la Comunidad Autónoma de Extremadura.

Sus orígenes deben remontarse a tiempos de la dominación romana, pero es hasta el medievo cuando cobra importancia, gracias a su estratégica situación. Despoblada durante la dominación goda, no reaparece en la historia hasta la musulmana en cuyo tiempo y en la época de de los almohades, en el 1148, tuvo gran importancia, emancipándose del Califato de Córdoba.

En el siglo XIII fue conquistada y repoblada por los Caballeros de Santiago, a las órdenes de San Fernando. Cuenta la leyenda que lograron vencer al ser guiados por un ciervo que les llevó hasta el centro más débil de la muralla del castillo.
A mediados del siglo XIV, Alfonso XI acampó aquí con sus tropas antes de emprender la Batalla del Salado, un hecho que podría explicar el topónimo de “El Real”, ya que los lugares que eran testigos de estas estancias reales, adquirían dicho privilegio. No obstante esto queda justificado cuando los Reyes Católicos agradecidos al pueblo de sus servicios y le conceden Fuero Real, por su fidelidad en las disidencias civiles del siglo XV y por el envío de milicias en 1.498 a la lucha contra los moros de Granada.

- La iglesia de San Bartolomé: de estilo mudéjar, su estructura original data del siglo XV. En su interior hay obras del Siglo XVIII, entre ellas el cuadro de “Las Ánimas” atribuido a Francisco de Zurbarán (Visitas en horas de culto)

- La ermita de Ntra. Sra. de los Remedios: antigua ermita cristiana, construida en Honor a la patrona del municipio, Nuestra Señora de los Remedios. Mantiene gran parte de la construcción original de Mezquita Árabe ya que aún conserva el antiguo Mihrab. Cuenta la Leyendas que en el siglo XVIII, se manifestó la Virgen en la Ermita a Carmen Marcos, quién cuidaba de la misma.

- El Castillo Medieval: construido ya avanzado el siglo XIV, de estilo mudéjar, y que conserva la base de su muralla completa, hoy restaurada. (Acceso libre).

- El Museo de Ciencias naturales: Contiene una importante muestra de restos arqueológicos extraídos en diferentes excavaciones del Castillo, así como  interesantes hallazgos particulares. También podemos encontrar un variada colección de animales autóctonos de la zona, disecados por el taxidermista de la localidad Rafael Díaz (C/ Cervantes, S/N. Torre del Reloj).

- Fiestas en el Real de la Jara: 
Semana Santa, El Domingo de Ramos sale la Borriquita, el Jueves Santo es la procesión de Jesús de Nazaret, el Viernes Santo sale en procesión la Virgen de los Dolores.

Romería  en honor de San Antonio, tercer fin de semana de Mayo,, hasta la ribera del Cala que es donde se encuentra la imagen de San Antonio.

Semana Cultural, en el mes de Julio, con el Festival Flamenco 2º Sábado de Agosto.

La Fiesta de la Virgen de los Remedios, el 15 de Agosto saliendo en procesión

Feria de San Bartolomé, el 24 de Agosto, dura 5 días.


La subida al castillo de El Real de la Jara comienza en la calle Real, unos carteles informativos nos indican el camino a tomar. Es un recorrido corto, 400 mts. El objetivo está siempre a la vista y el camino no tiene pérdida. Antes y después de la subida recorreremos sus calles blancas. Ya en el castillo medieval, lo más seguro es que nos concedamos más tiempo de lo que inicialmente hubiéramos previsto, para abandonarnos en la contemplación de la arquitectura y paisajes. Los dos miradores instalados en su interior nos ayudarán a apreciarlo. Al norte vemos el camino que mas adelante tomaremos junto al castillo de las Torres, en el horizonte distintas sierras y campos extremeños.

Continuamos el Camino por la calle real señalizado con azulejos de la Vía de la Plata, en el número 70 encontraremos el alojamiento Molina, el tercero de la localidad. En tan sólo un kilómetro llegamos al Arroyo de la Víbora, en este punto dejamos el Camino por Andalucía para entrar en el de Extremadura.


Cruzamos el Arroyo de la Víbora, desde aquí contemplamos las ruinas del Castillo de las Torres, un Castillejo cristiano, de los Siglos XIII o XIV. De planta cuadrangular, fue reforzado con el tiempo con dos torreones en las esquinas que justifican su nombre de “Las Torres del Real”. Situado en término de Badajoz, pero de escasa distancia de El Real de la Jara, fue estructurado para el apoyo y la protección de los viandantes de entonces.

Ya nos encontramos en tierras de Extremadura, la señalética en esta comunidad autónoma viene representada por unos cubos de granito que con la imagen tallada del arco de Cáparra nos indicarán el Camino, en ellos también podremos apreciar azulejos, unos verde y otro amarillo, el primero indica que transitamos por plena calzada romana y el segundo, el amarillo nos indica el camino de Santiago.



Dejamos atrás el Castillo y continuamos por una cómoda y ancha pista de tierra flanqueada por muros de piedra y que avanza por la Finca Vistahermosa, un amplio cordel delimitado por muros de piedra y campos de encinas.



Sin más referencia destacable continuamos por la cómoda pista de tierra para llegar hasta la ermita de San Isidro, que dejaremos a nuestra izquierda. Doscientos metros mas adelante llegamos a la N-630. 



Continuaremos por el arcén de la N-630, a nuestra derecha el Complejo Leo (un gran complejo para viajeros, entre sus múltiples servicios cuenta con bar y restaurante). Al llegar a una gran rotonda nos dirigimos hacia el puente de la autovía, pasamos bajo él. A pocos metros divisamos a nuestra derecha las ruinas de la antigua ermita de San Isidro, cruzamos la carretera y nos dirigimos hacia ella. De ella parte un sendero señalizado con flechas y cubos y que discurre en su mayor parte entre eucaliptos. Tras unos dos kilómetros aprox. nos devolverá de nuevo a la carretera nacional. Pero será breve, la abandonaremos justo al llegar a un paso inferior de la autovía.



Haciendo caso a las indicaciones bajamos hacia una pista asfaltada que va en suave ascenso y paralela a la carretera nacional. Tras pasar junto al Camping Tentudía el camino se convierte en un ascenso de unos 3,5 km que nos lleva con esfuerzo a coronar el Puerto de la Cruz. Descendemos hasta llegar a una rotonda con el monumento al jamón, Monesterio se presenta ante nosotros.



Entramos en la población por la avenida nacional que toma el nombre de av. de Extremadura, en ella encontraremos el albergue parroquial y el desvió al otro albergue, el municipal de la Moreras, nuestro camino termina hoy frente a la iglesia de San Pedro Apóstol.

Información:

Su origen se atribuye al monasterio de Santa María de Tentudía, que hoy resguarda importantes retablos. Dicho monasterio se encuentra emplazado en la cima más alta de la provincia de Badajoz, a 1.104 metros de altitud, distante unos 9 km de Monesterio y fuera del camino.
Donde culminan las llamadas Cuestas de Culebrín, se cobró derecho de portazgo hasta mediados del siglo XIX. Durante varios siglos fue una Encomienda de la Orden de Santiago.
Existen en el término municipal de Monesterio, dos dólmenes situados en la finca La Cabra. Se trata de dos enterramientos megalíticos cifrados en más de 5.000 años de antigüedad. Posteriormente, el núcleo monesteriense debió formar parte de lo que hoy se denomina la Beturia Céltica, un amplio territorio al sureste del Guadiana, en la provincia de Badajoz.

En la época de la dominación romana, Monesterio sería la Curiga, (la primera mansión romana de la Vía de la Plata) según Plinio y Ptolomeo y que ha sido citada en el Itinerario de Antonino, convirtiéndose en un importante enclave ligado al tránsito de la "Vía de la Plata". La Curiga romana estaba integrada en la provincia Bética, perteneciendo al "conventus hispalensis". De la importancia de Curiga en esta época da cuenta el hecho de que llegaría a tener como tributarios a Contributa Iula Ugultunia (probablemente, la actual Medina de las Torres) y dos "pagi" o aldeas, los pagos Traslucano y Suburbano, delimitando los espacios entre la Beturia y la Bética, y más tarde de esta con la Lusitania.

Durante la dominación musulmana de la península, Monesterio ve ligada su suerte a los avatares de aquellos siglos y sería durante el siglo XIII, periodo de la " Conquista de Sevilla" por parte cristiana, cuando quedaría definitivamente en manos cristianas.

Entre sus monumentos destacan la iglesia parroquial de San Pedro, obra del siglo XVIII.

Información:


  Iglesia de San Pedro Apóstol  
La iglesia de San Pedro Apóstol, ubicada en Monesterio, es un templo de estilo gótico-mudéjar y renacentista, que data del siglo XV. Destaca la bóveda de crucería y el retablo del altar mayor, así como la torre cuadrangular rematada con arcos de medio punto, donde se aloja el campanario.

 Información:






2 comentarios:

  1. Que belleza de etapa, las fotografias, ilustrado por un texto extraordinario, de datos documentales, culturales, es una gozada leerlos, estoy feliz de la pagina Via de la Plata y del blog, por todo lo que estoy aprendiendo. Emhorabuena por la riqueza de su contenido.

    ResponderEliminar
  2. Por desgracia no puedo dedicarle el tiempo que quisiera, pero tus palabras me animan a seguir adelante. Muchas gracias, eres muy generosa.

    ResponderEliminar